Krea, al alma


Y la crisis llegó. Llegó y se quedó. Se quedó y ocupó mucho espacio. Tanto que desplazó muchas de las cosas que ya estaban aquí.

Los espacios físicos no se movieron, migraron las almas, los sueños, las ilusiones y muchos, demasiados proyectos. Los que no mudaron con la crisis, murieron. A unos los desintegró el aire frío que parece haberlo cubierto todo. A otros los hombres que se disfrazaron de hielo para congelarlo todo.

De entre todo lo que se enfrió, yo quiero hacer hincapié a uno de esos proyectos diferentes. Un proyecto atrevido y que, a mi entender, estaba llamado a poner algo de color en una ciudad teñida desde siempre por los tonos pastel.

Krea Expresión Contemporánea, el nuevo buque insignia de la Obra Social de Caja Vital Kutxa, era una de esas apuestas, uno de esos proyectos que, espero que tan sólo sea de momento, se han congelado.

El rehabilitado y transformado convento de Betoño iba a ser la casa de muchos sueños, de muchas ilusiones por hacer realidad. Entre sus muros se debía respirar talento, trabajo y sobre todo impulso cultural para esta ciudad.

El contenido del proyecto había nacido fuera de su continente. A medida que uno iba creciendo, su hogar se estaba preparando para acogerlo y seguir madurando juntos. La transformación del edificio es uno de los proyectos en que he estado trabajando estos años. En mi página web colgué una parte inicial. Sé que debo completar la colección que hace tiempo colgué con las imágenes de las etapas que seguí fotografiando. Un día de estos.

Pero lo que desde hoy quiero compartir es lo que iba a ser el capítulo que cerrara el círculo. ‘El alma de Krea’, los y las personas que estaban llamados a habitar este proyecto.

Tras haber pasado un par de años fotografiando las entrañas del edificio que sería la sede de Krea, tocaba rematar mi trabajo recogiendo en su interior a algunos de los artistas becados. Entre cajas de mudanza, y remates de los gremios nos fuimos colando por los distintos espacios.

Distintos artistas, distintas disciplinas, variadas inquietudes y distintos modos de mostrar su arte. Una pena que este proyecto quede a medias, más pena todavía que si yo no os muestro este trabajo, nadie vaya a hacerlo. Por si acaso aquí tenéis una parte.

 

Garazi López de Armentia

 

Lander Camarero

 

María Goiricelaya

 

Eduardo Fernández de Pinedo

Fotografías © asier bastida


Leave a comment