LA CAJA GRIS Y SU ESTUDIO FOTOGRÁFICO

La Caja Gris nació en 2008 en Vitoria-Gasteiz para dar cuerpo empresarial al trabajo del fotógrafo Asier Bastida, alma máter de este estudio. Su actividad ampliaba horizontes y requería de un espacio profesional específico.

Tras nacer y crecer durante cinco años en un pequeño local del centro, en este estudio se afrontaron los nuevos retos que fueron saliendo al paso.

Un estudio fotográfico único

En 2013 surgió de nuevo la necesidad de ampliar el espacio de trabajo. Era un reflejo del crecimiento personal y del desarrollo profesional que estaba experimentando el negocio.

El nuevo local, a pie de calle, se diseñó para desarrollar las nuevas metas y proyectos demandados. A la zona de procesado e impresión se suman un plató con ciclorama de 50 m2 perfectamente equipado. y un espacio adaptable para dar servicio a un amplio equipo humano, Todo preparado con un único fin: permitir el desarrollo de cada sesión con todas las comodidades necesarias.

En La Caja Gris la constante ha sido y es el trabajo, un compromiso que no hemos dejado de cumplir desde su creación: el trabajo por y para el cliente.

¿Por qué numerosas empresas nos siguen confiando su imagen?

Como empresa de servicios, la dedicación y la pasión por un resultado exquisito en cada proyecto, sumado al gusto por el trabajo serio y de calidad de La Caja Gris, ha llevado a que forjemos relaciones sólidas con nuestros clientes.

Actualmente, el trabajo de La Caja Gris está centrado en cuidar de la imagen con la que documentan y publicitan sus proyectos estudios de arquitectura, empresas de construcción, interioristas y decoradores.

La línea de trabajo que guía esta labor es una apuesta por una imagen sencilla, elegante, limpia y natural. Este es el punto de partida con el que observamos, captamos y reinterpretamos la obra de otros creadores y desde el que hacemos crecer sus proyectos.